Ideas de regalos para vuestros seres queridos

Hoy nos gustaría hablaros del significado de los regalos.

Partimos de que a todos nos gusta recibir regalos. ¿Por qué será?

Nosotros pensamos que cuando te hacen un regalo, se provocan en ti una serie de emociones que te hacen sentir de una manera especial, sientes que se han acordado de ti, que tienen detalles contigo… en definitiva que te sientes querido por esa persona.

Sigue leyendo

Preparando una sorpresa a mi pareja

Dicen que la necesidad agudiza el ingenio y de eso trata esta historia.

Mi marido es un gran amante de los quesos, de hecho, a veces le llamo ratón. Una vez le puse un trozo de queso en el suelo, como si se hubiese caído de la mesa, al cual até un hilo de nailon. Yo estaba pendiente del hecho desde la cocina. ¿Qué hizo mi marido? Ir corriendo a recoger el trozo de queso que yo había puesto como trampa a mi “ratoncito”, jajajaja. Cuando fue a cogerlo tiré del hilo y… ¡¡qué risa Dios mío!! Los dos muertos de la risa en el salón. ¡Ya había cazado al ratón que tenía en casa! pero esta es otra historia.

Llegaba el cumpleaños de Javi, mi marido, y por aquellos entonces acabábamos de montar un negocio y todos nuestros ahorros los invertimos en él. Así que no había suficiente dinero para hacerle un gran regalo. ¿Qué hago? ¿Qué le preparo? Me puse un presupuesto de 25 a 30 euros, así que si no tiraba de mi imaginación y de mi creatividad no podría impresionarlo mucho. Me puse a pensar y varios días después… ¡Pin! ¡Se me ocurrió! Lo llevaré a una ruta del queso por Asturias. Pero… ¿Cómo? Me preguntaréis, ¿con ese presupuesto?

Sigue leyendo

¿Por qué nos cuesta tanto expresar nuestros sentimientos, nuestras emociones?

Siempre hemos echado en falta, en todas las reuniones de amigos y familiares, la profundidad de las conversaciones. No nos referimos a hablar de filosofía o de espiritualidad, sino a hablar con naturalidad de lo que sentimos o de cómo estamos en ese momento.

Conocemos qué casa tienen, su coche, el número de hijos, en qué trabajan o cuántos problemas acusan su día a día. Pero no sabemos quiénes son, cómo sienten, cómo ven la vida o cómo les va con su pareja. ¿Qué sienten por ser madres o por sus madres? ¿qué sueños son los que les mueven? ¿qué sienten por nosotros por ser amigos o familiares?  ¿qué les aportamos en la vida…? Y es que no entendemos por qué las conversaciones actuales tienden a ser superficiales, a no mostrar quienes somos, a no ofrecer palabras que salen de nuestro corazón, y lo peor de todo… ¡¡es que son nuestros amigos o familiares!! ¿No creéis que esto no es normal?

Sigue leyendo

El poder de las palabras

A lo largo de nuestra vida en pareja, hemos podido comprobar que la mayoría de las personas que se han cruzado en nuestro camino, denotan un gran pesimismo en sus palabras, en su lenguaje.  Hoy hemos encontrado en uno de los libros de Raimon Samsó, una idea que queremos compartir con vosotros: “Por las palabras que usa una persona, y sus expresiones más habituales, puedo descubrir cuáles son sus creencias inconscientes. Basta con escucharla hablar. Las palabras además de describir la realidad, también la transforman. Si quieres cambiar tus experiencias, cambia las palabras que usas para referirte a ella y notarás la diferencia. Somos nuestras palabras y nuestro vocabulario nos define.”

Nos pareció súper interesante la idea, porque creemos totalmente en dicha realidad. Así es que nos propusimos cambiar nuestras palabras del día a día, y decidimos utilizar otras que nos ayuden a desarrollar nuestros pensamientos hacia el camino del pensamiento positivo. Y es que… ¡funciona!

Sigue leyendo

¡Hola mundo, este es nuestro primer post!

En primer lugar nos gustaría daros la bienvenida a nuestra casa. Somos Ana y Javi, un matrimonio que siempre nos hemos caracterizado por hablar de lo que sentimos el uno por otro y de tener sueños comunes e ir a por ellos. El ser así nos hace ver la vida como una gran aventura donde cada detalle y cada momento cuenta, donde la alegría y la positividad nos acompañan y donde el destino juega un papel muy importante en nuestra visión de la vida.

Recuerdo cuando éramos novios y la distancia geográfica nos separaba, era el teléfono nuestro mayor aliado y la factura incrementaba cada mes, pero no importaba. Nos pasábamos horas hablando de lo que sentía uno y el otro. Pensábamos que era la mejor manera de conocernos, de saber quién era el otro y de saber qué le hace daño al otro. Recuerdo preguntas del tipo ¿Qué sientes cuando no nos podemos ver? ¿Qué has sentido este fin de semana junto a mí? Aquello nos hacía sentir una gran conexión, sabíamos que estábamos hechos el uno para el otro, y disponíamos de más información de quiénes éramos, que nunca en todos nuestros años con otras personas que nos habían acompañado en la vida.

Sigue leyendo